Test Widget

http://img215.imageshack.us/img215/5947/83806619ca1e96em3.jpg

domingo, 12 de febrero de 2012

Repasando lo aprendido...




Hoy, mejor dicho ayer…mejor dicho de ayer para hoy, porque las reflexiones me saltaron a la cabeza en plena madrugada.

Bueno, de ayer para hoy, he aprendido tres cosas, una de ellas un tanto nueva para mí, aunque sé que todo el mundo lo sabe (o lo piensa pero no me lo dice), es que no soy fuerte, mis pilas son de baja duración y la fortaleza se me hace mazamorra en cuestión de horas. Haciendo causa-efecto en mi cantidad de resbalones, traspié entre dos cerillos. Un pequeño bichito me corroe el oído con su vocecita insidiosa, demasiado Nieztche, mucho Sartré, tanto que no puedo perdonarme a mi misma la debilidad, ni el estúpido exceso de sensibilidad. En serio creo que esta selva de concreto llena de caníbales y de trogloditas no es para mí. Aquí se vive a la fuerza, o le arrancas con los dientes el pellejo a alguien o te lo arrancan, la mayor distracción es observar como se desangra alguien por ahí, contemplar su agonía. No, obvio, este lugar no es para mí, soy demasiado débil para no ofenderme, indignarme, deprimirme ante esto. Los seres como yo están estorbando el paso a esta larga carrera de ansiosos supervivientes. Estoy malgastando el aire de este planeta…

Verónica decide morir. Que fácil suena.

Además he aprendido una nueva acepción de la palabra-insulto: estúpido…ahora se usa para defenderse cuando se cometen estupideces, me explico, el individuo X comete una estupidez y para defenderse cuando se lo confronta, utiliza la denominación de estúpido(a) una o varias veces atacando al agraviado. Los humanos son espectaculares no hay nada que hacer, siempre buscando la forma de minimizar el impacto de sus errores, siempre lavándose las manos, o ignorando el daño, se sacuden y siguen caminando, así pueden vivir tranquilos con su conciencia, y ya en extremo, cuando son demasiado obtusos para admitir o entender que la están cagando, llegan a ofender para ganar la batalla de quedar bien consigo mismos.

La tercera cosa que aprendí hoy, mejor dicho, confirmé, es que el síndrome de Korsakoff es una mierda, como siempre todas las cosas en este mundo están hechas, obviamente, para gente fuerte, de lo contrario uno puede acabar con alguno de estos términos raritos de patologías nerviosas que ya se me están haciendo tan familiares. Lo malo acá es que cuando un humano padece una enfermedad crónica, con el tiempo se muere de este padecimiento. Yo con toda mi lista de manías, no estoy para morirme, más bien estoy como para intentarlo…hasta las enfermedades de los humanos son para la raza fuerte, yo no podría sacarme de escena con mi propia manito.

Gracias Totales y buenas noches.

1 comentarios:

Miguel Tucto dijo...

que ácida...bien, te sigo entonces...

Publicar un comentario